Pan de trigo sarraceno germinado

Ingredientes(para 6 panes de 10 x 5 cm y 0,5 cm de altura)

– 1 taza grande de trigo sarraceno germinado (2 días desde que se remoja)

– ½ taza de semillas de girasol hidratadas

– 1/2 chta de sal (opcional)

– ¼ chta de comino molido (opcional)

– 1 chda de orégano seco (opcional)

Puedes agregarle lo que te apetezca: otras semillas, otros condimentos, tomate deshidratado (y rehidratado),…

Procedimiento:

  • Germinar el trigo sarraceno: dejarlo en remojo por 8 horas; escurrir en un colador y dejarlo 2 días, enjuagándolo 2 veces al día.
  • Procesar el sarraceno germinado junto con las semillas de girasol activadas (en remojo) y las especias hasta conseguir una textura homogénea. En el caso de verlo necesario para facilitar el triturado, se puede agregar un poco de agua (poca cantidad); ha de quedar una consistencia blanda (no es posible amasarla) pero no muy líquida.
  • Dejar esta preparación en un lugar cálido (se puede encender el horno unos 15 minutos, apagarlo, y dejar la preparación dentro) por 24 horas aproximadamente para que fermente (la masa se aireará).
Esta fase puede obviarse y cocinar directamente; así quedará un pan más compacto y no tendrá los beneficios de un alimento fermentado (desarrollo de flora bacteriana benéfica).
 
Una vez fermentado le puedes agregar los ingredientes que hayas escogido.
  • Para cocinar la masa tenemos 2 opciones:

a) Versión cocida: Poner la masa en una fuente de horno bien aceitada o con papel de horno, y hornear a 160ºC por media hora. En este caso podemos hacer un pan más alto. Veremos si está listo al introducir un cuchillo y ver que salga limpio.

b) Versión “viva”: Esta opción permite conservar mejor los nutrientes del sarraceno y girasol. 

Si disponemos de deshidratador, estiraremos la masa en las bandejas con una altura de ½ cm aproximadamente, deshidratando por 2 horas aprox. de un lado y por 2 horas del otro (a unos 60ºC).

Si no disponemos de deshidratador, estiraremos la masa en una bandeja de horno (sobre papel de horno) con una altura de ½ centímetro y deshidrataremos a unos 60ºC con la puerta un poco abierta por 2 horas de un lado y luego le daremos la vuelta para deshidratar otras 2 horas del otro lado.

También podemos deshidratar al sol, lo cual dependerá de la intensidad del sol, la humedad ambiente (si es muy elevada es probable que se nos honguee) y el viento; si son muy intensos, con 1 hora de cada lado puede ser suficiente.