Leche dorada

La Leche Dorada es un elixir curativo de la medicina Ayurveda, utilizado durante siglos para aumentar el sistema inmunológico. Está hecho a base de leche (mejor vegetal), cúrcuma, pimienta y aceite de coco (u otro).

La leche dorada tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y analgésicas; es muy recomendable para mantener nuestras articulaciones sanas; ayuda a combatir el acné y disminuir las arrugas; mejora la digestión y ayuda a desinflamar el abdomen.

Para elaborar la leche dorada, primero debes preparar una buena cantidad de pasta de cúrcuma, que puedes guardar en un frasco e ir utilizándola en pequeñas cantidades según necesites.

1. CÓMO PREPARAR LA PASTA DE CÚRCUMA

Ingredientes:

  • 1 parte de cúrcuma en polvo o cúrcuma fresca rallada.
  • 2 partes de agua mineral/filtrada
  • 1 chta de pimienta negra (aumenta la absorción y efectividad de la cúrcuma)

 

Preparación:

  1. Poner el agua a hervir. 
  2. Una vez que hierva, agregamos la cúrcuma y bajamos a fuego medio, removiendo sin parar mientras se va formando la pasta. La proporción es 2 partes de agua por 1 de cúrcuma (por ejemplo, para una taza de agua usaremos media taza de polvo de cúrcuma o un cuarto de taza de cúrcuma fresca rallada). 
  3. Añadiremos al bajar el fuego una cucharadita de pimienta negra molida. 
  4. Revolver constantemente y dejar reducir el líquido hasta que quede una pasta relativamente espesaEn total lo coceremos entre 5 y 9 minutos y lo dejaremos enfriar. 
  5. Tras guardarla en un bote de cristal mantendremos la pasta un día a temperatura ambiente. Después nos durará entre 2 y 3 semanas en el frigorífico sin problema. La irás utilizando según la vayas necesitando para preparar tu leche dorada.

2. PARA ELABORAR Y DISFRUTAR LA LECHE DORADA

INGREDIENTES

  • 1 taza de leche vegetal (de coco, almendras, avellanas, arroz, avena,…)
  • 1 cucharadita rasa de pasta de cúrcuma
  • 1 chta de aceite de coco/sésamo/oliva virgen extra (aumenta la absorción y efectividad de la cúrcuma).  
  • Podemos añadir al gusto un poco de miel o sirope de ágave y diversas especias; jengibre (también antiinflamatorio), una rama de canela (o canela molida), una vaina de vainilla, cardamomo, cacao en polvo… Elegimos uno o dos de ellos.

Colocar todo en una ollita y calentar hasta la temperatura deseada.